La Policía Nacional se encargó de detener la madrugada de este miércoles en Alicante a un hombre de 50 años. El cual, es señalado de intentar matar a puñaladas a su expareja. El sujeto, tenía una orden de alejamiento desde finales del año pasado, por una situación de maltrato.

La mujer de 33 años agredida fue atendida en el Hospital General de Alicante de ocho heridas de arma blanca en la cabeza y en el cuello. Incluso una de ellas fue acertada cerca de la arteria carótida.

El agresor se dio a la fuga pero fue localizado en casa de un amigo, donde trató sin éxito de atrincherarse en una habitación y fue arrestado por cuatro policías nacionales. Los agentes también localizaron en la calle un cuchillo de más de 20 centímetros usado en la agresión.

Este nuevo episodio de violencia de género se produjo sobre las cuatro de la madrugada de este miércoles en el domicilio de la víctima en la calle Alonso Cano de Alicante. De hecho, fue la propia mujer quien dio la voz de alarma. Horas antes del suceso se había celebrado allí mismo una fiesta para festejar los 15 años del hijo en común de la víctima. El agresor, quien ya contaba con antecedentes por maltrato con una pareja anterior y una orden de alejamiento, según señalaron a este diario fuentes policiales.

La sala del 091 recibió una llamada de la mujer avisando de que su expareja se había presentado en su domicilio y la había apuñalado sin mediar palabra. Aunque posteriormente vinculó el intento de homicidio a los celos de su excompañero sentimental.

Los agentes que acudieron a la emergencia auxiliaron a la víctima, que les explicó que su expareja le había golpeado «ocho o diez veces con un cuchillo». La víctima perdió bastante sangre y un coche patrulla acompañó a la mujer mientras era trasladada a un centro hospitalario.

El agresor fue hallado por la Policía Nacional

Otros policías de servicio comenzaron a recabar datos para tratar de localizar al agresor. En la vivienda se encontraba el menor de 15 años hijo de la agredida y del ahora detenido, así como la abuela del joven. La Policía Nacional acudió al domicilio del sospechoso pero no estaba y posteriormente pudo localizarle en casa de un amigo. Quien inicialmente aseguró a los agentes que no estaba en la vivienda pero acabó reconociendo que sí. Por lo que, los policía entraron para arrestarlo en una habitación.

El detenido fue trasladado a los calabozos de la Comisaría Provincial de Alicante, donde ayer se estaban instruyendo las diligencias en la Unidad de Familia y Mujer (UFAM) de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Alicante.

De las heridas por puñaladas que presentó la víctima,  tenía una de tres centímetros de longitud, la cual pudo acabar con su vida. Se trató de una herida cerca de la arteria carótida. Por lo que, se necesitaron grapas para poder suturar heridas en el cráneo y la cara. De hecho, se le colocaron ocho puntos de sutura y 7 grapas a la mujer agredida.

Noticias relacionadas:

Golpeó y violó a su mujer por que «estaba endemoniada» en Abanilla

Familias de okupas siembran el terror entre los vecinos de Cabezo de Torres