Recientemente un  grupo de profesores provenientes de cuatro universidades de España, participaron en un estudio donde muestra la nueva proyección del Covid-19.

Este  estudio revela la posible cifra de muertes a alcanzar  para el 31 de marzo y se estima 3.880 fallecimientos.

Expertos en ingeniería industrial y química realizaron este trabajado pronosticando con la mayor exactitud el número de contagios y muertes, tratando de explicar el aumento acelerado de los casos en el país.

Se basa en un modelo matemático, creado por Rubén Rodríguez Rodrigo, ingeniero técnico Industrial y de Materiales, postgrado en Energías Renovables, y profesor en la Escuela Politécnica Superior de Zamora y en la Facultad de Ciencias de la Universidad de Salamanca.

Contó  con la colaboración de Francisco Javier Pérez Trujillo, catedrático de Ingeniería Química y Materiales de la Universidad Complutense de Madrid (UCM); Anselmo Soto, profesor en la Universidad Alfonso X el Sabio (UAX), y Ricardo Díaz Martín, catedrático de Ingeniería Química y Materiales de la Universidad a Distancia de Madrid (Udima) y decano del Colegio de Químicos.

El trabajo está basado en un patrón matemático del vector del contagio del Covid-19, donde comparan cifras entre la evolución del virus en Italia y España, además de otras variables como el número de cama en la UCI en el país.

Por otro lado los científicos indican que los datos extraídos «suponen una simple comparativa de números y no consideran otra serie de parámetros sin duda muy importantes tales como que la población de Italia son 60 millones y la de España 47; sin embargo, la superficie de Italia son 300.000 kilómetros cuadrados frente a los 500.000 que posee España, lo que implica además que la densidad de población es menor en España. Esta cuestión iría a favor de ralentizar la propagación del virus en nuestro país frente a Italia y, sin embargo, los datos indican lo contrario», advierten.

Los expertos puntualizan que: “es importante aclarar, que en Italia se alcanzaron los 50 infectados el 22 de febrero (Día 1 para Italia), mientras que en España fue el 1 de marzo (Día 1 para España), por lo que en ese momento les sacábamos 8 días de ventaja para tomar decisiones e implantar medidas de mejora y disminución de contagios”. Sin embargo, apuntan, “de los datos oficiales, se observa que no tomamos las mejores decisiones dado que perdimos la ventaja sobre Italia 12 días después de alcanzar el infectado número 50, es decir, el 12 de marzo, momento en el que superamos las cifras de Italia en cuanto a número de afectados”.

“¿Cómo es posible que en nuestro día 12 superásemos en infectados a Italia en su día 20? Sólo se nos ocurre que en España ya hubiera muchos más infectados y que no se conocieran”, indican los científicos.